Menú Cerrar

¿Adquirir productos de segunda mano para la habitación de nuestro bebé?

Con la llegada de las nuevas tecnologías, todo el mundo es consciente de que han aparecido grandes cambios en la forma en que nos comportamos, en como adquirimos productos, contratamos servicios, etc., y todo ello como no podía ser de otra forma a acabado teniendo repercusión incluso en los más pequeños de la casa. En este artículo vamos a hablar sobre un tema de rabiosa actualidad, nos referimos a la compra de productos de ocasión o segunda mano para amueblar las habitaciones de nuestros hijos, y es que con la creación de diferentes portales de venta online, aplicaciones como Wallapop, milanuncios o segundamano y la expansión de las redes sociales y sus páginas y grupos de venta de productos entre particulares, nos encontramos en un momento donde la compra de productos nuevos ya no es una obligación sino una alternativa que muchos consideran excesivamente costosa sobre todo por el relativo poco tiempo de uso que se le dará a los productos de nuestros hijos cuando son bebés.

Toda aquella persona que ya haya tenido un hijo previamente, es consciente que un niño precisa de productos que en ocasiones únicamente podrá utilizar durante unos escasos meses debido a su constante crecimiento, es justamente este uno de los motivos principales que llevan a muchas personas a intentar ahorrar en estos aspectos donde su volatilidad los hace poco atractivos para desembolsar una gran cantidad de dinero en ellos.

En el mundo de los productos de ocasión, son especialmente populares los carritos de bebés, las bicicletas, andadores, cunas para la habitación de los padres e incluso dormitorios completos para bebés con cambiador incluido, productos que llegan a alcanzar descuentos superiores al 50% y que son una auténtica llamada de atención para aquellos a quienes la economía les aprieta. Es por ello que hoy queríamos dejar constancia de que si bien es una perfecta oportunidad para ahorrar un dinero que posteriormente podremos emplear en productos de mayor uso como pañales, papillas incluso en pagar a una persona que cuide a nuestro hijo mientras trabajamos o la propia guardería, también es cierto que no hay que obviar que estos productos en ocasiones tienen relación con la higiene y pueden aportar problemas a la salud de nuestro hijo por mucho que sean de carácter leve.

A modo de ejemplo hemos de ser conscientes que el hecho de adquirir cambiadores donde hayan podido haber heces de otros niños con un estado de salud que desconocemos, cunas que pueden haber sido dañadas en el transporte y tener puntas de madera que no vemos en un principio, juguetes que se han llevado a la boca otros niños o incluso que vengan de hogares con animales y puedan traer consigo cualquier tipo de enfermedad contagiosa, hacen que estos productos dejen de ser tan interesantes.

Por tanto si estás planteado comprar productos y bienes para tu hijo de ocasión, recuerda en seleccionarlos con mucha cautela, hacer una revisión profunda de los mismos, intentar enterarte de en qué contexto se ha utilizado y sobre todo si tiene relación con aspectos de higiene y salud obvia su compra, más vale prevenir que curar y mucho más por un ahorro económico.