Menú Cerrar

Articulaciones del cuerpo humano

Debido a las necesidades de fuerza para sostener a nuestro organismo, los huesos son rígidos, pero si nuestro esqueleto consistiera en solo un hueso sólido, el movimiento de nuestro organismo sería imposible. Por suerte, la naturaleza ha solucionado este problema al dividir el esqueleto en múltiples huesos y la creación de las articulaciones del cuerpo humano. Las articulaciones, son fuertes conexiones que unen los huesos, dientes y cartílagos del cuerpo uno al otro. Cada articulación está categorizada según sus componentes estructurales y la manera para controlar la amplitud del movimiento entre las piezas que este conecta.

Articulaciones del cuerpo humano

Las articulaciones pueden clasificarse en base a cuánto movimiento estas nos permiten. Por ejemplo, una articulación que realmente no nos permite ningún movimiento, es denominada como sinartrosis. Un ejemplo de articulaciones sinartrosis son las suturas del cráneo y las gonfosis que son las cuales conectan los dientes con el cráneo.

Otro tipo de articulaciones del cuerpo humano, lo son las anfiartrosis que nos permiten una pequeña cantidad de movimiento. Ejemplos de anfiartrosis son los discos intervertebrales de nuestra columna vertebral y la sínfisis púbica de la cadera.

La tercera clase funcional de las articulaciones son las articulaciones diartrosis, las cuales permiten un movimiento mucho más libre en comparación con las antes mencionadas. Por ende, las articulaciones diartrosis tienen el más alto rango de movimiento que cualquier otra articulación. Estas articulaciones incluyen el codo, rodilla, hombro y muñeca.

Las articulaciones también las podemos llegar a clasificar en relación a su estructura en base a qué tipo de material se encuentra presente en la articulación.

Articulaciones fibrosas en nuestro cuerpo humano

Las articulaciones fibrosas son aquellas que están compuestas de fibras de colágeno duro e incluyen las suturas del cráneo y la articulación de unión de franjas que unen el cúbito y el radio del antebrazo.

Las articulaciones cartilaginosas

Este tipo de articulaciones, se encuentran compuestas por una banda de cartílago que se encarga de unir a los huesos. Algunos ejemplos de las articulaciones cartilaginosas son las articulaciones ubicadas entre las costillas y el cartílago costal, además de los discos intervertebrales de nuestra columna vertebral.

La articulación sinovial

El tipo más común de las articulaciones, es la articulación sinovial, la cual cuenta de un espacio lleno de líquido entre las almohadillas de cartílago suave que se encuentran al final de los huesos de las articulaciones. Alrededor de la articulación se encuentra una cápsula de dureza irregular que es tejido de conexión denso con una membrana sinovial. La capa externa de la cápsula puede extenderse en bandas gruesas y fuertes denominados como ligamentos que refuerzan la articulación y previene las dislocaciones y movimientos que no son deseados. La membrana sinovial que recubre la cápsula produce el líquido aceitoso sinovial que se encarga de lubricar la articulación, reduciendo de esta manera la fricción y el desgaste que se puede producir por exceso de movimiento.

Dentro de este grupo, la articulación con más movimientos son las enartrosis, sin embargo al contar con un movimiento más libre hace que estas sean más susceptible a la dislocación que las articulaciones menos móviles.

Descargar ficha: Recortar y une las articulaciones