Menú Cerrar

Biografía de Rafael Casanova

Rafael Casanova Comes fue un académico jurídico catalán, y partidario de Carlos VI, el emperador romano como solicitante a la corona de España en medio de la guerra de la progresión española.

Avanzó hasta convertirse en presidente de Barcelona y presidente de Cataluña en medio del asedio de Barcelona hasta el punto de que resultó fracturado en la ofensiva mientras formaba a La Coronela en medio del contraataque en el frente de San Pedro el día más reciente del ataque, el 11 de septiembre de 1714.

Después de la guerra obtuvo un ilustre absurdo por haber mantenido la garantía de los Habsburgo a la posición de autoridad española. Se recuperó de sus heridas y prosiguió su batalla contra el gobierno absoluto como abogado.

 

Guerra de la seguida Española

Tras un buen rato de la conmoción del Virrey, la Junta de Barcelona hizo planes para enviar a Pau Ignasi Dalmases a la corte de Madrid con el objetivo final de desafiar a Felipe V, sobre la infracción de las leyes catalanas que presentó su emisario; No obstante, logrando en la corte el emisario fue capturado y encarcelado, lo que nuevamente hizo caso omiso de la constitución catalana.

Después de tres meses, en medio de la devoción de la Santa Cruz de Cristo, el 3 de mayo de 1705, estalló un levantamiento militar en Vic Habsburg. Cerca de los derrotados pioneros austriacos, Cataluña marcó la Alianza de Génova, un asentamiento formado por una unión militar entre Inglaterra y Cataluña.

Las tropas de Estados Unidos desembarcaron, volviendo a Barcelona y luego abarcando la ciudad en octubre de 1705. El emisario Velasco y el batallón de los Borbones que estaba en Barcelona se rindieron.

Los consejeros de la institucionalidad de Cataluña y Barcelona consiguieron que Carlos de Austria lo aclamaron como un héroe. Dentro de unos días, Carlos el Duque confirmó la devoción a la Constitución de Cataluña.

 

La vida de Rafael Casanova

Rafael fue concebido en Moià alrededor de 1660 y vivió allí hasta el momento en que cumplió 14 años. Su introducción a la casa del mundo alberga actualmente dos salas de exposiciones, una dedicada al propio Rafael y la otra al Museo de Arqueología y Paleontología. Cuevas del Toll de Moià.

Era uno de los 11 hermanos, su padre era Rafael Casanova I Solà, un terrateniente de un dominio de país en Moià, de Lliçà d’Amunt, y de María Comes.

En la temporada de su introducción al mundo, la familia Casanova apreció una fuerte posición monetaria que depende de la utilización de su territorio y el intercambio de grano y vellón para abastecer a la industria de materiales innovadores en la su veguería de Moianès.

Los Casanovas tuvieron una larga convención de interesarse en las empresas abiertas: su padre era el líder de una asociación paramilitar catalana llamada Sometent (que se disolvió en 1978) en 1650, el Concejal del Pueblo (1652) y el líder de la sub veguería Moianès (1659).

El legado de las tierras familiares se salvó a su hermano, Francisco Casanova, similar a la herencia misma. En este sentido, el joven Rafael se mudó a Barcelona para examinar la ley, en 1678. A los 18 años, había obtenido el título de Doctor en Derecho.

 

La sucesión española

Meses después del hecho, en noviembre de 1700, Carlos II pateó el cubo, el último gobernante español de los Habsburgo. El duque de Anjou, un individuo de la tradición borbónica, fue seleccionado como su sucesor, y fue entronizado con el nombre de Felipe V de España.

En el año de 1702, la batalla de Sucesión española comenzó cuando la Casa de Austria, inconsistente con la voluntad, atacó las regiones españolas en Italia. En 1703, las fuerzas oceánicas, Inglaterra y Holanda se unieron a la Casa de Austria y anunciaron la guerra contra las Dos Coronas, Francia Borbónica y España.

En Viena, el joven archiduque Carlos de Austria fue convocado como candidato electo para gobernar España. En 1704, Charles se mudó a Portugal, donde buscó recuperarse de la posición de realeza española para la administración de los Habsburgo.

En el lado opuesto de la masa, los socios propulsaron un esfuerzo por llegar a Barcelona con la complicidad de algunas personas locales austriacas. La trama fue encontrada y los arribos asociados fracasaron. El desterrado emisario austriaco de Cataluña, Francisco Velasco, estaba aturdido y necesitaba mantenerse alejado de cualquier otra intriga austriaca.

Francisco comenzó una restricción sin rumbo en Barcelona, y una y otra vez abusó de la constitución de Cataluña. Este fue un arreglo que lanzó desprecio contra su soberano, Felipe V de España. Barcelona fue administrada por sus propios sujetos, que eligieron a seis jueces, como ejecutivos de Barcelona.

 

Ataque de Barcelona

En noviembre de 1705, se contrataron nuevos nacionales como consejeros, uno de los cuales, Jacint Lloredà, aprobó el 18 de enero de 1706. Hubo otro atractivo el 25 de enero para designar a su sustituto, afortunadamente, se decidió que el consejero legal Rafael Casanova, que en ese entonces era soltero y tenía alrededor de 46 años, debía ocupar su lugar; Hacia la tarde de ese día dos emisarios de la ciudad declararon su arreglo.

Después de dos días, después de haber cerrado sus relaciones ilícitas con los expertos, el comité de la ciudad envió a Baltasar de Luna y Antonio Valencia a tomar la promesa. El 28 de enero, el Dr. Rafael Casanova fue al ayuntamiento, donde fue recibido por el asistente y diferentes autoridades de los Cien.

Desde ese momento, fueron con él a la iglesia donde él suplicó, en ese punto ingresaron al corredor donde fue alcanzado por todos los demás ejecutivos y entraron a la casa de oración donde escucharon la misa. Por fin regresaron a la sala donde el comité votó como el jefe Casanova tercero en Barcelona.

Mientras tanto, Felipe V estaba configurando un hostil para retomar la ciudad. Los sacerdotes de Carlos de Austria estuvieron de acuerdo en dejar que Barcelona se abstuviera de ser atrapado en caso de que la ciudad se rindiera, sin embargo, los concejales de Barcelona los obligaron a permanecer.

 

Homenaje a Rafael Casanova

Su figura se ha convertido en un símbolo del catalanismo, viéndolo como uno de sus increíbles patriotas.

Ciento cincuenta años después del final de la guerra (en 1863), la ciudad de Barcelona dedicó un camino a Rafael Casanova; En 1888, de nuevo, el consistorio civil consideró su memoria al levantar una estatua en su aspecto como el último “Conseller in Cap”.