Menú Cerrar

Como afrontar las comidas con nuestros hijos

Todos los padres pasamos por diferentes etapas con nuestros hijos, algunas de ellas más duras que otras y sobre todo cuando somos primerizos y hemos de hacer frente a ellas por primera vez y en muchas ocasiones sin un referente claro y con opiniones que se contradicen unas a las otras según a la persona a quien se pregunta. En este artículo vamos a hablar sobre un tema que se encuentra relativamente de moda actualmente sobre todo desde que se está detectando en nuestro país un incremento del número de niños con obesidad y que hace temer que la alimentación no se está controlando de la mejor forma posible o cuanto menos, no de la forma más saludable para nuestros hijos.

Concretamente vamos a intentar entender que se ha de hacer en casos como los que a continuación vamos a ver y que son el pan de cada día para muchas personas tanto noveles como con experiencia en el cuidado de sus hijos. En primer lugar hemos de tener muy claro que nuestros hijos saben perfectamente lo que quieren en el tema de la alimentación, no obstante todos pasan por diferentes etapas que hemos de, en su justa medida, comprender y aceptar mientras duran. Algunas de estas etapas son las de provar todo aquello que se encuentra a su alcance, momentos en los que debemos tener especial cuidado con lo que dejamos a mano y que no es más que un primer momento de descubrimiento y dónde la examinación no es negativa siempre y cuando sea controlada. De hecho es el momento donde nuestro hijo comerá de todo y no pondrá dificultad alguna para ingerir tipos de alimentos que más tarde puede tener en su lista de no deseados.

Nuestros hijos son los mayores conocedores de las necesidades alimenticias en cuanto a cantidad y saciedad de su cuerpo se refiere

Tras esta etapa temprana llegará otra donde nos pararemos con más atención, aquella donde nuestro hijo o hija nos indica que no quiere comer más que cierta cantidad de alimentos. En estos casos y como norma general, muchos padres lo que hacen es animar de forma muy intrusiva e insistente a sus hijos a que finalicen todo aquello que hay en el plato y aunque puede parecer una buena idea por el hecho de que sabemos que es lo que debería ser correcto para su alimentación en cuanto a cantidades se refiere, lo cierto es que expertos están empezando a hacer hincapié en la importancia de dejar a nuestro hijo la libertad de opinar sobre lo que su cuerpo le está pidiendo. Estos expertos avivan la opinión de que esta acción no es un acto de rebeldía sino que es su opinión real, de hecho estos mismos expertos advierten de que situaciones como la descrita de obligar a nuestros hijos a comer todo lo del plato a ayudado a que nos encontremos en esta situación de un 30% de población infantil con sobrepeso y que por tanto hemos de empezar a respetar sus opiniones.