Menú Cerrar

¿Cómo se localiza la información en una enciclopedia?

En pocas palabras, se podría decir que las enciclopedias son algo así como el internet utilizado por las generaciones antiguas, solo que estas son un poco más limitadas  o mejor dicho, más específicas.

Se tratan de una herramienta donde se recopila información de cada ciencia, dividida por secciones para que las personas puedan conseguir la información que están buscando de forma precisa y ordenada.

Esta información es casi siempre desde una perspectiva universal.

¿Cómo se localiza la información en una enciclopedia?

Aunque hemos explicado brevemente de qué se tratan o para que sirven las enciclopedias, muchas personas no saben cómo localizar la información en una de ellas.

Quizás porque hayan nacido en la generación donde casi no se utilizan porque casi toda la información está en internet o cualquiera que sea la causa, debemos saber que elemento primordial de estas guías para los estudiantes es el índice.

En el índice se encuentran plasmados todos los temas de manera ordenada que se tratan específicamente en la enciclopedia; para poder localizar la información en una enciclopedia, debemos seguir estos pasos que explicaremos a continuación:

Selecciona qué información quieres buscar en la enciclopedia

Este se determina como el paso más importante, porque cuando hayas designado el tema que quieres buscar, te resultará más fácil ubicarte en la enciclopedia.

Ubica los tomos

Cada tomo corresponde a un tema, y dependerá de la enciclopedia porque debes buscar tú mismo el tomo donde consigas tu tema, los tomos se dividen en orden alfabético (es decir, que van desde la A hasta la Z) o por orden de conocimiento.

Como un ejemplo de esto, tenemos que si quieres buscar información acerca de la gramática, debes elegir el tomo que sea ‘’lenguaje’’ o ‘’castellano’’

Revisa el índice del tomo de tu interés

En las enciclopedias, se presenta un índice que va a antepuesto a los contenidos que se tocan a fondo, son una tabla con los títulos o nombres de los temas, que para ser encontrados de manera rápida van seguidos de un número (que es el número de página donde se encuentra).

Busca allí el tema de tu elección el cual puede estar por orden alfabético, si quieres por ejemplo saber de Fotosíntesis, debes desplazarte hasta el tomo de Biología y luego en el índice buscar la F de ‘’Fotosíntesis’’.

Anota el número de la página

Cuando tengas ubicado el número de la página que te interesa del índice, tienes que marcarlo en alguna otra parte para que recuerdes al momento de buscar, en caso de que no tengas buena memoria con los dígitos algo altos.

Esto también te servirá en caso de que, si por ejemplo es requerido que utilices la enciclopedia varias veces, no tendrás que estar buscando el índice en cada oportunidad y encontrarás el contenido muy rápido cuando precises estudiar un tema.

Dirígete hacia la página de tu interés

Busca en el libro de textos o la enciclopedia el número de página que debe corresponder al tema que quieres estudiar o del cual necesites extraer algo de información.

Al principio puede que te resulte algo incómodo al momento de encontrar las páginas debido a que las enciclopedias son tan grandes, que puede pasar 100 páginas de forma veloz, o incluso algunas enciclopedias que tienen 1000 hojas o más por tomo.

Corrobora la información

Lo mejor que tienen las enciclopedias, es que además de poseer múltiples temas de información al alcance de tu mano, te ofrecen varias entradas para un mismo tema, por lo que si no te parece suficiente la información de un tema en una sección, siempre podrás buscarlo en otra.

Por ejemplo en la fotosíntesis, luego puedes encontrar más en la sección del crecimiento de las plantas, o en alimentación de las plantas, para que así la investigación que estés realizando sea más completa.

Ten presente que

En caso de que quieras utilizar esta información para la realización de un trabajo, dependerá de tu tutor o profesor, la forma en la que tienes que citar la enciclopedia.

Algunos basta con la forma tradicional para citar los artículos en la referencia bibliográfica, pero otros te piden ser mucho más específicos, y para esto, al final del tema o en la parte final del libro te encontrarás con las fuentes (ya ordenadas para citar en referencias) de lo recopilado.