Menú Cerrar

¿Cuáles son las partes de la división?

La división forma parte de la aritmética, rama de la matemática que se ocupa del estudio de los números y de las operaciones. Es una de las operaciones básicas que, junto a la adición, la sustracción y la multiplicación, sirve de apoyo al resto de operaciones matemáticas, tales como las fracciones. Al igual que a las restantes ramas de la disciplina, como la geometría.

Su uso y aplicación se hallan ampliamente diseminados por todo el campo de la disciplina. Entender a fondo las partes de la división es de vital trascendencia para las personas.

Los términos de la división

La división está compuesta por cinco partes, llamadas términos, cuyo nombre identifica el lugar que ocupan y la función que ejercen en la operación matemática. Dichos términos son el dividendo, que es el número que procederemos a dividir, es decir, que es aquel que resulta afectado por la acción del divisor, número que efectúa la operación, es decir, divide al dividendo.

El cociente es el resultado de la división y nos sugiere cuántas veces está contenido el divisor en el dividendo. El residuo es lo que sobra, aquello que no puede ser repartido; si el residuo es 0, entonces decimos que no hubo residuo.

Finalmente, el signo es el símbolo empleado para denotar que la operación que se está realizando es la división, el cual es “÷”, “/” o “:”. El dividendo se coloca siempre del lado izquierdo del signo y el divisor, en cambio, va del lado derecho, mientras que el cociente va del lado derecho del divisor, precedido por un signo de igualdad (=).

El resto a veces no suele colocarse a menos que se emplee este operador (∟), en cuyo caso el dividendo va del lado izquierdo y el residuo debajo de éste, el divisor del lado derecho y el cociente debajo de aquel, separados por la línea horizontal del signo.

¿En qué consiste la división?

La división es una operación matemática que se utiliza cuando queremos conocer la cantidad de veces que un número (el divisor) está contenido en otro (el dividendo), con el fin de realizar una repartición justa de las partes, por ejemplo, si invitamos a un amigo a comer pizza y esta tiene 8 pedazos, debemos repartir los pedazos de forma equitativa para los dos, entonces dividimos los 8 pedazos para saber cuántos corresponden a cada uno.

Tenemos: 8÷2=4. Teniendo el dividendo, divisor y cociente respectivamente, y vemos que debemos partir la pizza en cuatro pedazos, pues es el número de veces que el 2 está contenido en el 8, a este tipo de operación se le conoce como exacta, puesto que el residuo es 0, nada sobra.

¿Y qué pasa si la operación es inexacta? En este caso el residuo no es 0, sino cualquier otro número, lo que significa que el divisor no está exactamente contenido en el dividendo, no lo agota por completo, tal sería el caso si invitáramos a otro amigo a comer la pizza.

Entonces resultaría 8÷3=2 pero en este caso sí hay un residuo, porque habría que repartir 2 pedazos (cociente) para cada uno de los 3 amigos (divisor) de 8 pedazos (dividendo), sobrarían 2 (residuo). Para comprobar si una división fue exitosa basta con multiplicar el cociente al divisor y debería darnos el dividendo, por ejemplo: 4*2=8.

Lo anterior demuestra que la división es el inverso de la multiplicación.

Pero si la división fue inexacta como en el segundo ejemplo, debemos multiplicar el cociente por el divisor y sumar el producto al residuo, entonces 3*2=6+2=8. Si analizamos, tenemos que el 3 está dos veces en el 6, al que se le debe sumar 2 para que nos dé 8.