Menú Cerrar

Derechos del niño

Todos los seres humanos gozamos de una serie de derechos fundamentales: al trabajo, a la alimentación, a la vida. Los derechos nos pertenecen desde el momento en que nacemos, y algunos desde antes inclusive. Gracias a los Derechos Humanos nosotros y nuestros padres gozamos de cosas tales como las vacaciones, acceso a un buen sistema de salud, a aprender, etc. Los niños también poseen una serie particular de derechos especiales que los libera de hacer ciertas cosas, por lo menos hasta que cumplan la mayoría de edad. Pero hubo una época en la que los niños no tenían ninguno de sus derechos garantizados y la vida era muy diferente.

Derechos del niño

Historia

Hasta mediados del siglo XIX, e incluso en la actualidad, algunos países muy pobres del planeta, no todos los niños tenían garantizadas cosas como la educación, la alimentación y el tiempo para jugar. Antes de 1948 los niños pertenecientes a familias de escasos recursos o cuyos padres habían muerto por las malas condiciones sanitarias de las grandes ciudades y no había nadie que pudiese encargarse de ellos eran obligados a trabajar en la industria minera, en donde estaban expuestos a terribles accidentes a causa de las maquinarias que debían manejar. O sufrían graves enfermedades por las malas condiciones de trabajo que también afectaba a los adultos.

Por suerte para los niños, así como para todas las personas que se encontraban en condición de indefensión frente a aquellos que poseen el poder, desde la instauración de la ONU luego de la Segunda Guerra Mundial se estableció una serie de leyes internacionales según las cuales no solo todas las personas cuentan con una serie de derechos y garantías inviolables; sino que se han tenido en cuenta las necesidades y condiciones particulares de los niños frente a los adultos y varios países han subscrito La Declaración de los Derechos de los Niños, según los cuales: todos los niños tienen derecho a no ser discriminados ni por raza, condición social, habilidad comunicativa ni ninguna otra condición particular.

Los proyectos de ley desarrollados por los gobiernos que afecten de alguna manera los derechos del niño deben ser estudiados atentamente por el Estado para garantizar que la decisión final favorezca el desarrollo integral de los niños, principalmente en lo relativo al estudio, alimentación, salud integral y todo aquello que incida en el sano crecimiento de los niños, tanto en lo biológico como intelectual.