Menú Cerrar

Día Internacional de la Mujer

Las mujeres son unos de los seres más importantes creados por la naturaleza, no solo porque son ellas a quienes se les ha dado el milagro de la reproducción sino por todo el amor que solo las madres son capaces de darnos. Seguramente muchos de ustedes recordarán con alegría muchos momentos en los que han compartido con sus madres, no solo cariño sino también protección y sabiduría. Pero hace algunos años estos maravillosos seres que tanto hacen por nosotros no contaban con los mismos derechos sociales que poseen los hombres.

Día Internacional de la Mujer

A pesar de que en varias culturas antiguas las mujere

s gozaban de un puesto privilegiado, en principio por el papel reproductivo y posteriormente por las habilidades manuales muy necesarias para la agricultura. Sin embargo, a medida que las sociedades fueron evolucionando el rol y la importancia de las mujeres fue paulatinamente dejado de lado y los hombres tomaron el control de absolutamente todos los puestos importantes en la sociedad.

Afortunadamente los derechos de las mujeres, así como el de todas las personas en la sociedad, se comenzaron a plantear desde un evento histórico llamado La Revolución Francesa, gracias al cual se comenzó a pensar que todas las personas somos exactamente iguales y tenemos los mismos derechos.

¿Cuándo se celebra?

El Día Internacional de la Mujer fue celebrado por primera vez en Europa en 1911, gracias a las luchas llevadas a cabo por un grupo de mujeres trabajadoras que decidieron comenzar a exigir los derechos laborales y fundamentales que corresponden a las mujeres como a todos los ciudadanos, pues en esa época las personas no valían como individuos sino por el trabajo que podían desarrollar.

Día Internacional de la Mujer

Los primeros países en los que se estableció una fecha especial para conmemorar a la mujer fueron Alemania, Austria y algunos otros países de Europa en donde el 19 de marzo fue la fecha en la que se celebrara formalmente el primer Día de la Mujer en 1911. El lema principal era: “Reconocer los derechos laborales de las mujeres trabajadoras pertenecientes a los sectores más indefensos de la sociedad”, quienes sufrían graves accidentes laborales sin que los dueños de las empresas o corporaciones se hicieran cargo de pagar por los daños personales que estos les producían.

En la actualidad no solo se recuerda el 8 de marzo a las mujeres que hasta el día de hoy siguen padeciendo injusticias laborales, sino a todas aquellas violentadas por otros motivos.