Menú Cerrar

El aparato digestivo

El aparato digestivo está compuesto por el del tracto gastrointestinal, también conocido como tracto digestivo, el hígado, páncreas y vesícula biliar. En el tracto gastrointestinal tenemos una serie de órganos huecos que se unen en un largo y torcido tubo desde la boca hasta la zona del ano. Estos órganos huecos que conforman el tracto gastrointestinal son la boca, esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso y el ano. La comida entra en nuestra boca y pasa hasta el ano por medio de los órganos huecos presentes en el tracto gastrointestinal. El hígado, páncreas y la vesícula biliar son considerados como los órganos sólidos de nuestro aparato digestivo. El sistema digestivo es el que nos ayuda a que la comida se digiera en nuestro cuerpo.

Las bacterias en el tracto gastrointestinal, también llamado como flora intestinal, se encargan de ayudarnos con la digestión. Se debe considerar que partes del sistema nervioso y circulatorio también entregan funciones en el proceso digestivo, ya que juntos con una combinación de nervios, las hormonas, las bacterias, sangre y los órganos del aparato digestivo completan la compleja tarea de digerir los alimentos y líquidos que se consumen cada día.

El aparato digestivo y su importancia

Se debe considerar que la digestión es un proceso importante para descomponer los alimentos en nutrientes, que es vital para que nuestro cuerpo cuente con energía, se logre el crecimiento, además de reparar las células. Las comidas y bebidas deben transformarse en moléculas de menor tamaño que pasan a llamarse nutrientes, los cuales la sangre es capaz de absorber y de esta manera se trasladan los nutrientes a todas las células de nuestro organismo. Nuestro cuerpo posteriormente, descompone estos nutrientes obtenidos de lo que consumimos en hidratos de carbono, diversas proteínas, grasas y diversas vitaminas.

Los hidratos de carbono

Azúcares, almidones y fibra que están presente en múltiples alimentos, pueden ser considerados como hidratos de carbono simples o complejos, dependiendo de la estructura química. Los carbohidratos simples son los azúcares que se encuentran de manera natural en alimentos como frutas, verduras, leche y diversos productos lácteos, así como los azúcares que se añaden durante el procesamiento de los alimentos. Los carbohidratos denominados como complejos son los almidones y fibra que se encuentra en panes integrales y cereales, legumbres y verduras que presenten almidón.

Proteína

La proteína se llega a encontrar en los alimentos tales como la carne, huevos y frijoles. La proteína dentro de nuestro organismo es digerida en moléculas de menor tamaño que pasan a denominarse como aminoácidos. El cuerpo absorbe los aminoácidos por medio del intestino y pasa a la sangre, que luego los lleva por todo nuestro organismo.

Grasas

Las moléculas de grasa son una rica fuente de energía y ayudan al cuerpo a absorber vitaminas. Aceites, como el maíz, canola, oliva, cártamo, soya y girasol, son considerados como grasas saludables. Mientras que mantequilla, manteca y meriendas son ejemplos de grasas menos saludables.

Vitaminas

Las vitaminas son categorizadas dependiendo de cómo se disuelven. Por ejemplo, las vitaminas solubles incluyen todas las vitaminas B y C, por el lado de las vitaminas liposolubles estas incluyen a las vitaminas A, D, E y finalmente la vitamina K.

Descargar ficha: El aparato digestivo para colorear