Menú Cerrar

Historia del automovil

La historia del automóvil remonta cercano a la década de 1880, las personas se burlaban de los que utilizaban carruajes sin caballos. Sin embargo, más adelante se demostró que un nuevo artefacto se impondría, que sería el automóvil.

 

Éste alcanzaba una velocidad superior a 110 km/h para 1903, pero eran muy costosos y se dañaban rápidamente. Con la tecnología se ha incrementado el avance del automóvil para adaptarlo como al medio de transporte que tenemos hoy en día en el mundo.

¿Cómo fue la era del automóvil?

La historia del automóvil cuenta también con la Era del automóvil. Durante esta época, existían muchos aficionados en el mismo año de 1903. Los automóviles eran considerados como juguetes para los ricos, además de ser un aparato nocivo o peligroso para algunos de la prensa; esto es debido a que los individuos consideraban que eran maquinas que podían atropellar niños y desplazaban la utilización de los caballos.

 

Existían muchas limitaciones en la historia del automóvil en cuanto a la velocidad que poseían fijas los vehículos que dependían de la tracción de un animal, que sirvieron para limitar así, la de los automóviles en Bélgica.

 

Antiguamente, eran máquinas que estaban prohibidas para los cantones de los países Suiza y Austria, además de estar restringido el uso a las mujeres. Poco a poco se fue incrementando los acontecimientos que darían inicio a la Era del automóvil.

 

Durante este año, el Parlamento británico incrementó la velocidad a 32 km/h, con el fin de cumplir todas las demandas de los usuarios del motor y de los granjeros. Seguidamente, Express Motor Service Company (Londres) puso en funcionamiento al primer taxi de todo el mundo funcionando con nafta. Ya para 11 años después, los automóviles habían superado las cifras en comparación con las de los carruajes en Londres.

 

El primer viaje transcontinental fue realizado en EEUU en 1903, por una pareja que condujo desde la ciudad de San Francisco hasta New York en un lapso de sesenta y tres días. Durante el mismo año en verano, Henry Ford, hijo de un granjero en Michigan, terminó por fundar la compañía que hoy en día es mundialmente conocida entre la industria de los automóviles.

 

Historia del modelo “T” de Ford

En 1908, Henry decidió construir un coche para satisfacer a las demandas de las personas, es por eso que presenta el Modelo “T”, el cual es muy importante en la historia del automóvil debido a su gran relevancia que tuvo para el mundo de los automóviles, dando origen a muchas otras empresas de la industria.

 

En dado momento, el joven tuvo diferentes sueños con la realización de un auto particular que estuviera al alcance de las personas, el cual no solo sería convertido en realidad, sino que también dio origen al avance de tecnología de automóviles. Era un modelo muy ligero y resistente a caminos rústicos o rurales, ideal para los trabajadores del campo para 1908. Este modelo era accesible con tan solo $850, lo cual les daba la oportunidad a muchos de adquirirlo.

 

Con el paso de los años, los precios bajaron debido al perfeccionamiento de la producción y dieron origen a un auto que cualquiera podría comprar con su salario decente. En tan solo un año hubo una producción de 10.000 automóviles Modelos “T”, los cuales circulaban en Estados Unidos. En 1927, pararon la fabricación del mismo, obteniendo una ganancia de más de 15 millones de dólares.

 

Este automóvil contenía cuatro cilindros, transmisión semiautomática, suspensión con bastante flexibilidad y un sustito de las pilas secas, el magno eléctrico. Este auto causó tendencia por ser el modelo más moderno de todos. Tenía más velocidad que un coche de tracción animal.