Menú Cerrar

El té como remedio para el herpes en el ojo y otros problemas de salud

Las propiedades beneficiosas de este brebaje natural permite que se realicen todo tipo de aplicaciones medicinales con ella.

 

El herpes es un virus bastante común que prácticamente el 80% de la población ha contraído en algún momento de sus vidas, aunque en los últimos años se ha incrementado el número de personas que padecen de este mal en la zona de los ojos, un lugar en el que hasta hace poco tiempo no era tan habitual ver las erupciones y los hongos típicos de este mal. Sin embargo, no es algo como para alarmarse ya que la enfermedad herpética ocular no dista mucho del Herpes Simplex o Zoster al que estamos tan acostumbrados. Lo único más “preocupante” es que se trata de una zona bastante delicada, pudiendo incluso llegar a crear una infección en la córnea, por lo que se debe de tener mucho cuidado y comenzar a tratar el problema con la aparición del herpes en el ojo.

Por supuesto, se trata de un herpes altamente contagioso, y por la zona en la que se encuentra aún más, por lo que deberás de intentar evitar cualquier contacto con personas que puedan ser sensibles a su contagio. Además, los contratiempos que presenta como por ejemplo un constante lagrimeo, o un picor bastante agudo a causa de la aparición de sarpullidos, etc. Hace que sea bastante difícil mantener tus manos lejos de la zona afectada, agudizando aún más el problema ya que frotar, cualquier roce o la fricción de rascarse puede agravar aún más la situación. Por ello, hay que ponerle remedio cuanto antes. Y la mejor forma de hacerlo es con el té.

 

El té como remedios natural para contrarrestar el herpes de ojo

 

El té negro: Preparar una infusión de té negro puede ser algo doblemente efectivo para aquellos que sufren las dificultades típicas de la aparición de hongos en los ojos, ya sea ingerida gracias a sus propiedades antibacterianas o a través de su aplicación en compresas de agua tibia sobre la zona afectada, consiguiendo aliviar así el picor y las molestias de la misma.

 

Y es que el té, a través de sus distintas variantes y modalidades es uno de los mejores remedios caseros para gran cantidad de dolencias y afecciones gracias a su gran cantidad de propiedades beneficiosas.

 

El té es una bebida muy completa, que nos ofrece también otros beneficios

 

El té verde, el rojo, el azul, el negro, el blanco… son muchas las modalidades existentes, y cada una tiene sus propias cualidades medicinales y gustativas, por lo que la elección de uno u otro dependerá del tipo de aplicación que queramos darles. Es decir, si tan solo buscamos saborear una buena infusión, nos centraremos en los aromas de té, el regusto y el sabor que dejan en la boca e incluso en su color. Mientras que si buscamos una aplicación medicinal concreta, deberemos de evaluar directamente las propiedades de cada uno de ellos en base a sus beneficios para la salud.

 

  • Por ejemplo, el té rojo te permite adelgazar mucho más rápido precisamente debido a estas características, aumentando la quema de grasas del organismo. Por lo que es el complemento perfecto para cualquier persona que quiera potenciar los resultados de su entrenamiento. Además, tiene un grado de fermentación bastante alto, por lo que su sabor es bastante agradable.

 

  • En el caso del té verde, podemos encontrar un conglomerado de propiedades positivas en el organismo, siendo por tanto un té bastante bueno para prácticamente todos los problemas comunes, aunque destaca por su alto contenido en antioxidantes. Además, su sabor también es bastante apetecible. De hecho, es la variante más consumida y popular de todas.

 

  • Mientras que el té blanco está considerado como una modalidad “premium”. Suele ser algo más caro, pero también su sabor destaca por encima del resto. En cuanto a las aplicaciones y características medicinales de este té destacamos la forma positiva en la que incide en la salud cardiovascular.