Menú Cerrar

Teresa Fidalgo: los accidentes ocurridos tras su muerte

Si eres un fanático de las historias de terror, debes saber que las carreteras son una fuente segura de leyendas urbanas. Por alguna razón, son los sitios predilectos para las almas en pena. Y no necesariamente porque sean solitarias, aisladas y fúnebres, que esto es un ingrediente adicional en el escenario terrorífico.

Sino porque los delitos, accidentes u otros tipos de acontecimientos de gravedad, ocurren, en su mayoría, en estas zonas, lo que fomenta un mayor porcentaje de energía concentrada en un mismo lugar.

Hoy vamos a hablar sobre Teresa Fidalgo, también llamada la chica de la curva o la chica de blanco, una figura reconocida a nivel internacional gracias a su historia en carretera, la cual ha logrado trascender a niveles graduales con el pasar de los años.

Si es o no una historia real, tú mismo lo podrás determinar con las bases que te damos. Sin embargo, no hay que subestimar ninguna historia, menos las que involucran una tragedia de este porte, a la larga podríamos arrepentirnos.

No obstante, también haremos mención de sucesos similares, repletos de apariciones que ningún científico podría explicarnos. Mujeres, carreteras y accidentes, tres aspectos que unen importantes eventos. Quizás no en las mismas fechas, y quizás no en las mismas condiciones, pero sugiriendo siempre un final bastante parecido: catástrofes mal intencionadas.

Teresa Fidalgo: una historia aterradora tras otra

El comienzo del fin ocurrió a mediados de 1983 tras un traumático accidente automovilístico, ubicados específicamente en la carretera de Sintra, Portugal. A partir de ahí, Teresa Fidalgo no pasó a ser historia, todo lo contrario, se pronunció todavía más en este mundo sólido, con intenciones difusas, que nadie podría responder a ciencia cierta, pero sin duda alguna haciéndose recordar de la peor manera: aterrorizando a los pueblerinos.

Desde este punto histórico, los rumores de apariciones extrañas se han esparcido de boca en boca, casi llegando a ser como una plaga que se riega aún sin quererlo. Además, logrando también espantar a las personas que van únicamente de paso.

Más de una persona confirma con la mayor de las seguridades, haber sido testigo de sucesos sobrenaturales, pero hay una historia en concreto que ha logrado captar el interés de millones, siendo esta la pieza fundamental, para enganchar a un público gigantesco.

Fue cinco años después de la muerte de Teresa Fidalgo, respectivamente en el año 1988, cuando tres adolescentes, llamados David, Tiago y Tania, se desplazaban sobre el mismo trayecto del accidente, esperanzados de disfrutar una noche de fiesta.

Aun cuando el paseo en coche prometía nada más que tranquilidad, era imposible para ellos, y en realidad para cualquier persona, darse una idea de lo próximo que marcaría sus vidas. David, quien había recibido recientemente una cámara de vídeo, no perdió la oportunidad de grabar el tramo completo.

Desde el asiento de atrás, probando las configuraciones de infrarrojos en su nuevo juguete, captó la imagen de una dama a mitad de la carretera. Al principio, no le dieron mayor importancia, pero después de pensarlo mejor, decidieron retroceder en medio de la oscuridad y cerciorarse de que sí había una persona de carne y hueso, o quizás era una mala pasada de su mente. No tenían certeza de nada.

Una vez alcanzada la silueta, decidieron invitarla a subir para darle un aventón. Teresa Fidalgo, ahora en el interior del vehículo, se presentó con los tres muchachos y después de un rato, señaló un punto en concreto de la carretera, diciendo con un hilo de voz: “Allí, miren allí, es donde he tenido un accidente y morí”.

Esta oración fue seguida de sus gritos, gritos que pronto provocaron otro accidente justo en el mismo sector de la carrera de Sintra. Se llevó la vida de las dos personas de adelante: Tania y Tiago, y dejando a un David completamente herido.

Intervención policíaca y vídeos virales

Como era de esperar, la historia llegó a oído de los fiscales, siendo objeto de investigación durante varios meses. Los policías se encargaron de interrogar al único superviviente, David, quien dio su propio testimonio sobre el acontecimiento.

Les hizo saber sobre la cuarta persona dentro del coche, Teresa Fidalgo, pero aun cuando se esforzaron por hallar las descripciones establecidas, no hubo ninguna señal. La única relación que encontraron a cambio, fue el accidente de hace cinco años en el mismo punto de la misma carretera, donde ocurrió la muerte de una mujer llamada Teresa Fidalgo.

Son muchas las creencias de lo que sucedió con el vídeo grabado de David. No obstante, hay confirmaciones de que la policía lo confiscó desde un principio. Por otro lado, hay un vídeo que hoy en día ronda por todos los portales web. Su credibilidad es ciertamente dudosa, pues bien podría ser una recreación del acontecimiento hecho por las mismas personas conocedoras de la leyenda urbana.

Leyendas urbanas similares

Teresa Fidalgo, no es la única protagonista de las historias urbanas, aunque no lo creas, hay muchos relatos similares que involucran también una carretera en específico, un momento determinado, y un accidente que terminó desencadenando un nuevo ciclo en la historia.

¿Cuál es la razón de quedarse estancados en esta realidad? Quizás estos espíritus no han logrado asimilar su situación, o no están satisfechos con los últimos minutos de su vida. Además, el hecho de concentrarse en espacios estrechos, concurridos y verdaderamente terroríficos, es un aspecto que nadie podría explicar. La carretera bien podría ser una visión metafórica, donde el rumbo de su camino es difuso.

Pese a que la historia de Teresa Fidalgo sea la más conocida en nuestra sociedad, hay muchas otras que también existen, que están ahí con su propia historia. La mujer de Zihuatanejo, por ejemplo, murió decapitada en las carreteras de Cárdenas con destino a Zihuatanejo. Desde entonces, los pueblerinos juran la aparición de una mujer en el mismo trayecto, la cual es capaz de hacerlos estrellar de un momento a otro.

Hay que tener muy bien en claro algo: no te creas que los fantasmas habitan las carreteras, porque las mismas carreteras pueden estar igual de influenciadas por energías siniestras. Esta es la historia de la carretera de Bremen unida a Bremerhaven, que más allá de denominarse un ente fantasmal, presume poderes con los que nadie debería meterse jamás. Fue abierta en el año 1929, donde posteriormente ocurrieron alrededor de 100 accidentes (e incluso un poco más), siendo todos en la misma área, sin excepción.

¿Qué nos deja esto? El mundo es gigantesco, no sólo por sus dimensiones y su capacidad de abarcar a millones y millones de personas, sino también por los grandes misterios que giran en torno a él. Cuando más pensamos que estamos próximos a descubrir las realidades que lo constituyen, nos encontramos a nosotros mismos en el punto de inicio. Sin avances, sin progresos, sin señales de saber qué hay verdaderamente en nuestro lado.